Tags

, , , , , , , , , , , , , , , ,

De los cielos se derivan todos los elementos. El aire y el agua entra en la tierra, el fuego entra en el aire. Sólo aquello que tiende hacia arriba es dador de vida; y lo que tiende hacia abajo está sometido a aquello.

Los 4 elementos

Los cuatro elementos

Todo lo que desciende desde lo alto es generativo; y aquello que surge hacia arriba desde abajo es nutritivo. La Tierra, recibe todo lo que es generativo dentro de ella, y devuelve todo lo que ha recibido.

Los elementos a través de los cuales ha sido embuída con forma la materia, son en número de cuatro, fuego, agua, tierra y aire; pero la materia es una, el alma es una, y Dios es uno.

la Tierra

Integra Natura, Speculum Artisque imago

La materia es la receptora de todo tipo de formas o cuerpos individuales; la naturaleza en cambio, acomoda la materia en formas individuales por medio de los cuatro elementos.

Los cuerpos son administrados por el Cielo. El crecimiento y decaimiento de estos (cuerpos) quedan a cargo del Sol y la Luna. Los individuos de cada especie reciben su forma (cuerpo) de acuerdo con su especie. La especie es la totalidad constituida por los individuos; el individuo es una parte de la especie.

El hombre como especie es algo maravilloso. Tiene acceso a todo; desciende a las profundidades del mar por la agudeza de su pensamiento; y el cielo no resulta demasiado alto para él. Con sutil ingenio penetra en los elementos. Entre todas las especies, aquellas que poseen alma tienen raíces que se extienden hacia abajo desde lo alto en dirección a ellas; las que carecen de alma brotan de raíces que ascienden desde abajo. Los animales se componen de alma y cuerpo; y su alimento es de dos clases: de naturaleza ascendente y descendente; el alma se alimenta por el movimiento incesante del fuego y el aire (elementos de naturaleza ascendente o superiores); de otro lado, el crecimiento de los cuerpos recibe su suministro del agua y de la tierra (elementos de naturaleza descendente o inferiores).

La Mente, la Quintaesencia o quinto componente, que proviene del éter, sólo ha sido otorgada al hombre. El hombre es de naturaleza dual. De las dos partes que lo componen, una es singular e indivisa, incorpórea y eterna, y lo denominamos “aquello que ha sido formado a imágen y semejanza de Dios“. La otra parte del hombre es cuádruple (4 elementos) y material.

La Quintaesencia

La Quintaesencia

Dentro de la dualidad humana, cada parte (incorpóra y corpórea) está hecha de cuatro (4) elementos. Su parte divina (incorpórea) está compuesta de “elementos superiores“. Son la mente, el intelecto, el espíritu y la razón; el hombre se eleva hasta el cielo. Su parte material (corpórea) consiste en fuego, agua, tierra y aire; elementos terrenales.

La correcta sincronización entre estas dos partes consiste en la piedad acompañada de bondad, es decir, cuando la virtud del hombre es fortalecida contra el deseo.

Corpus Hermeticum