Tags

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Nadie puede salvarse hasta haber nacido de nuevo, pero como es que nacemos de nuevo?

el Huevo o la Matriz. Daniel Andrés Ospina López, Girona

el Huevo o la Matriz. Daniel Andrés Ospina López, Girona 2012

La matriz es la sabiduría, que concibe en el silencio; y la simiente es el dios verdadero. Es la voluntad de Dios el poder engendrador. Aquel que ha nacido de esta manera es otro; es un dios, un hijo de Dios. Es el Todo, y está en todo; pues no participa de la sustancia corporal; participa de la sustancia de las cosas inteligibles o de los poderes divinos.  Es nacer de nuevo en la Mente solo en la verdad, en lo realmente bueno y verdadero. Aquello que no es ensuciado por la materia, ni limitado por fronteras, aquello que carece de color y forma, y es luminoso, aquello que no cambia y es inalterable, aquello que es bueno.

Pero para renacer debemos purificar primero los tormentos irracionales de la materia que son en número de doce (12).

  1. la Ignorancia
  2. el Pesar
  3. la Incontinencia
  4. el Deseo
  5. la Injusticia
  6. la Codicia
  7. el Engaño
  8. la Envidia
  9. el Fraude
  10. la Ira
  11. la Impetuosidad
  12. el Vicio

El cuerpo es un recipiente en donde liberar estos tormentos. Cuando liberamos estos tormentos de nuestro sistema es cuando se edifica la razón en nosotros; es entonces cuando recordamos quienes en realidad somos y volvemos a nacer. Tal proceso es denominado Renacimiento.

Ars Magna. Athanasius Kircher

Ars Magna. Athanasius Kircher

Quienquiera que alcanze este nacimiento abandona los sentidos corporales; sabe que está compuesto de Poderes Divinos que son en número de diez (10), y sabiendo esto, está contento.

  1. el Conocimiento (daat)
  2. el Gozo
  3. la Continencia
  4. la Fortaleza
  5. la Justicia
  6. la Generosidad
  7. la Verdad
  8. el Bien
  9. la Vida
  10. la Luz

Es solo a partir de este punto cuando se perciben las cosas desde el operar de la Mente. Cuando vemos a través de la Mente, nos vemos a nosotros mismos como el Todo. Somos omnipresentes, es decir, nos encontramos en el cielo y en la tierra, en el agua y en el aire, en las bestias y en las plantas, dentro de la matriz de nuestra madre biológica, todo en un solo pensamiento, al mismo tiempo; esto es el Renacimiento.

Corpus Hermeticum