Tags

, , , , ,

Es gracioso que desde el principio todo ha sido un grave error de traducción (como tan notablemente señaló Don Alonso Quijano sobre su propia desgracia), la palabra DEMOCRACIA, en ninguna parte de su etimología hace referencia a un gobierno del pueblo… el término no puede ser más honesto y descarado… viene de DIMOKRATIA (διμοκρατία), donde DΙΜΟS (δίμοσ) es una institución, que hoy en día representa el ayuntamiento o alcaldía, pero que en esos tiempos del “amanecer de la democracia”, no era elegida por el pueblo, sino por los Aristócratas. El pueblo (λαόσ), la gente, “la peble”, jamás ha estado contemplada en el concepto de democracia, la cual, ya en su etimología primigenia, nos remite a un gobierno institucional; por tanto atribuir el término democracia a un gobierno popular es una fantasía (φαντασία), en buen chileno: es pedirle peras al olmo. El proyecto democrático, jamás contempló al pueblo “realmente”, la incorporación de los plebeyos a la ciudadanía es una simple herramienta al servicio de la fantasía.

democracia?

La democracia es la forma más sencilla de perpetuar el poder de la aristocracia, por medio de la simulación y el espectáculo político, esa es nuestra “realidad”. Queda mucho para conseguir una “LAOCRACIA“, un gobierno del pueblo. LAS PALABRAS CONSTRUYEN LA REALIDAD, si seguimos sembrando injusticia, con cada voto de apoyo a este sistema corrupto, vamos a seguir cosechando desigualdad y violencia. La palabra, cuando no da vida, mata, dijo nuestro compañero el poeta. Podemos CREAR una realidad más justa, desde las palabras. Debemos nuestras palabras a todos los que dieron la vida por un mundo más justo y a todos los que vendrán en el futuro a crear una realidad mejor… estamos de paso, seremos tierra y agua, barro iniciático, pero somos el PRESENTE y el presente es un regalo, un don: la palabra, la vida, la damos HOY.

por Derek Fenix, Artista e Investigador en Teatro, Video Arte y Cine.

Atenas, 14 de Julio de 2013.

derekfenix.net